Tirol y Baviera – Estuvimos

[Del 2 al 9 de Agosto de 2017]

Textos: Maribel Loscos
Edición y composición: Antonio Angulo

2 DE AGOSTO

Son las 7 y media de la tarde, remontamos vuelo hacia Milán, nuestro primer  destino. Allí pasaremos la noche y por la mañana empezaremos la ruta tirolesa.

Sobre las nueve de la noche llegamos a Milán-Melpansa, que así se llama el aeropuerto, luego está el Milán Bérgamo, al que arribamos hace años con ocasión de visitar las “Cinque terre”.

Nuestra guía, Clara, nos recoge en el aeropuerto, y con una conversación muy graciosa nos lleva hasta el hotel Barceló Milán….

2agosto

Digo graciosa porque nos da un discurso sobre los adelantos técnicos del hotel, con lo que ya venimos preparados para no cometer errores. Veintidós  plantas tiene el hotel, los ascensores con llamada digital; es supermoderno y totalmente informatizado…..Pero cuando entramos en la habitación…es un gran placer contemplarla,  supermoderna, en la que todo está en la misma estancia, pero con un toque vanguardista maravilloso: cama de dos metros, con los aseos al lado de la cama, y donde solamente están separados con una gran puerta de espejos el inodoro y bidé; el ambiente es fresco y limpio y se respira muy bien….

Tomamos un agradable pic-nic que nos guardaba el hotel, pues el comedor estaba ya cerrado, y aprovechamos el descanso para reponer fuerzas ya que al día siguiente a las siete de la mañana saldremos para Sirmione.

3 DE AGOSTO

Después de pernoctar el Hotel Bacerló Milán y de haber disfrutado de los múltiples servicios de la confortable habitación, a las 8 de la mañana salimos hacia Lago di Garda. Este lago es el más grande de Italia. Se extiende por tres diferentes regiones del país. No se congela nunca, su clima es mediterráneo. Su temperatura media es de 1,5º en invierno, y de 23º en verano. Debido a estas condiciones climáticas es un lago muy apreciado por la gente que practica Windsurf.

Garda-Windsur

Sirmione es una ciudad muy histórica; ocupa una pequeña península en el sur del lago. Se puede rodear por completo en una bonita excursión en barco que dura treinta y cinco minutos y cuesta 10 €. Este paseo es una actividad obligada, ya que durante la misma se pueden contemplar, a la izquierda, los “Pre-Alpes”, y a la derecha la playa de Sirmione, “Jamaica Beach”. En una parte del recorrido se puede admirar la villa romana en la que residía temporalmente el poeta Cátulo. También se divisa, en lo más alto del poblado la finca-villa donde María Callas se retiraba a descansar, con su primer marido. Era una enorme casa con torreta que hoy se ha convertido en doce apartamentos, todos vendidos.

Sirmione es también famosa por sus aguas termales. Alrededor del lago, al Norte predominan los cultivos de la vid, y al Este y al Sur, el olivo y los frutales.

Terminado el paseo en barco nos dedicamos a visitar el centro histórico, pasando por el puente levadizo que separa el castillo del resto de la población. Las aguas del lago llegan hasta aquí, y unos patos y cisnes hacen de vigilantes del castillo cuyo origen es del siglo XIII. La visita resulta muy reconfortante, ya que las casas están muy en consonancia con la atmósfera medieval que crea el gran castillo, aunque la excesiva afluencia de turistas resta algo de encanto a nuestra estancia.

Sirmione

A las 12,30 horas se ha dado por terminada la visita y el autobús nos ha llevado al restaurante donde hemos comido, y en el cual hemos quedado bastante descontentos, por diversas y variadas razones. No os lo recomendamos a nadie. Se llama Restaurante “Il Cascinale”.

De nuevo al autobús para realizar la etapa más larga del día: unas cuatro horas y media.

La guía, Clara, ha sido complaciente, ha ido bastante calladita y nos ha dejado dormir una reconfortante siesta, acompañada de una agradable música muy indicada para el momento, y los que no dormían,  podían contemplar tranquilamente las enormes moles montañosas que nos acompañarían durante todo el recorrido y que nos hacían figurarnos lo que vendría en los días siguientes.

Desde el año 2009 estas montañas, los Dolomitas, son Patrimonio de la Humanidad. Forman masas de roca caliza de origen marino cuya composición se llama  “dolomía”. Por este término, un investigador francés les llamó “Dolomitas”. La capital de esta zona es Trento.

Más adelante Clara nos comenta que Austria, país en el que acabábamos de entrar, es una república federal que tiene una extensión de 80.000 kms.de superficie y unos 9.000.000 de habitantes. Es uno de los diez países más ricos de Europa. Su seguridad social es como la de España, se financia con los impuestos del Estado. Las mujeres embarazadas tienen un año de sueldo para quedarse a cuidar sus niños. Brennero es el primer pueblo de Austria.

Es una grata lección de historia, que a mí me encanta. Clara nos comenta que los Habsburgo son los que, en un momento de la historia, fueron los dueños de casi toda Europa. Carlos I de España y V de Alemania, era nieto de Maximiliano I de Austria y Baviera, un emperador éste que fue aunando y uniendo reinos a cambio de matrimonios reales de uno y otro país. A su hijo Felipe, el llamado Hermoso en España, lo casa con la hija de los Reyes Católicos, Juana, una unión muy importante dado el gran imperio acumulado por los reyes españoles. Cuando muere Felipe el Hermoso en España, al parecer envenenado, pone de heredero de acuerdo con Fernando el Católico, a su nieto Carlos, quien se había criado en Flandes lejos de sus padres, y al cuidado de su tía Margarita de Austria. Maximiliano a su vez se había casado con María de Borgoña, de quien dice estaba muy enamorado, pero al morir muy pronto ella, resuelve sus planes de expansión de reinos, casándose con una princesa italiana, hija de Ludovico de Italia.

Las montañas ocupan una octava parte del territorio austriaco. Tirol significa “tierra entre montañas”. Los romanos conquistan la región alpina de Tirol y la  incorporan a su imperio el año 15 a. de C. Construyen una calzada a través de Brennero porque es la parte más accesible de las montañas del Tirol. Por aquí pasa también una de las vías europeas del Camino de Santiago.

Después de los romanos fueron los bávaros quienes se apropiaron del Tirol.

Insbruck es la capital y donde han confluido las rutas más comerciales. Aquí se estuvo extrayendo sal desde el siglo XIII al XX. La riqueza que generó hizo que esta ciudad conserve todavía un casco antiguo muy bonito del siglo XV y XIV en gótico tardío. Sobre el tema de la sal hay una leyenda que cuenta que estando dos pastores en  el monte y se dieron cuenta que un ciervo lamía constantemente unas piedras, y cuando se acercan comprueban que se trataba de sal.

También las minas de plata de la ciudad de Vamp, próxima a Insbruck, generó una riqueza enorme; el 80 por ciento de la plata que se usaba en Europa salía de aquí. Hubo hasta 4.000 mineros, a los que  se les hizo una gran ampliación de casas e incluso en las iglesias se construyen dos altares mayores, uno para la gente del pueblo y otro para los mineros. Hoy en día las minas se visitan turísticamente,  pues ya no serían rentables como tales.

Ya entrada la tarde llegamos a nuestro lugar de alojamiento para el resto de nuestra estancia, Hinterthiersee, pequeña pero encantadora localidad en pleno Tirol, en donde quedamos alojados en el coqueto, familiar y acogedor Hotel Thaler.

Thaler

4 DE AGOSTO

Hoy por la mañana nos hemos dirigido al valle del Ziller, un verde y maravilloso valle que hemos contemplado desde las ventanillas del famoso Zillertalbahn, el ferrocarril de vía estrecha más famoso de Austria, en el que hemos disfrutado de un romántico viaje al pasado en sus vagones de pasajeros clásicos, mientras escuchábamos el traqueteo relajante de las ruedas y los silbidos y resoplidos intermitentes de la locomotora.

Este tren fue inaugurado en 1917, está muy bien conservado y sus dimensiones descubren la talla de la gente de aquella época pues los bancos son muy reducidos y el pasillo muy estrecho. No obstante, a pesar de la estrechez, lo hemos pasado muy bien, ya que el contemplar este paisaje merece soportar estas pequeñas molestias. Y además hemos ido acompañados durante gran parte del trayecto por la música de acordeón que un simpático tirolés, Miebel, nos ha interpretado. De acordeón y de trompeta, con las que nos ha regalado melodías muy conocidas para nosotros, como “Granada”, “Viva España”… Le hemos comprado el CD, por 10 €, que me ha dedicado a instancias mías.

Tren

Terminado el reconfortante trayecto tomamos el autobús y por un desvío de carretera de alta montaña nos dirigimos al pueblo de Gerlos, donde comemos, estupendamente, por cierto. Sin pérdida de tiempo nos encaminamos entre bosques y paisajes maravillosos hacia las cascadas de Krimml, que, en tres saltos de agua, consiguen bajar 380 metros de altura. Son las más caudalosas de toda Europa, con 10.000 litros por segundo. Hemos disfrutado de un tiempo muy agradable, con un fresquito que provenía de la masa verde y de la humedad del gran salto de agua.

Algunos valientes han ascendido hasta la segunda y tercera cascada. Otros, más conservadores y para no castigar en demasía nuestras rodillas, hemos enfilado el camino hacia la base de la catarata, donde hemos contemplado un espectáculo que no te cansas de admirar. Y aunque hemos recordado, ¡cómo no!, nuestras cascadas de la “Cola de Caballo”, de Ordesa, y las del Monasterio de Piedra, reconocemos que es grandiosa, como hermoso es el río que forma la cascada en su caída, un agua clara y cristalina, y sobre todo una atmósfera llena de “microgotas” que se esparcen por toda la zona.

Cataratas

5 DE AGOSTO

Hoy comenzamos el día con una excursión de día completo por otros espectaculares paisajes tiroleses. Iniciamos nuestra ruta en dirección a Rattenberg, la ciudad más pequeña de Austria, con 500 habitantes y 11 Ha. de superficie. Ya en el siglo XIII destaca como ciudad muy importante. En la segunda década del XVI le llega el declive.

Reinando Mª Teresa de Austria (la “Ángela Merkel” de la época) Rattenberg fue importante nudo de comunicaciones hasta la llegada del ferrocarril. El nombre de Rattenberg viene de la familia Rhatemburgen, unos condes, señores de estas tierras.

La ciudad conserva todo su encanto medieval. Está básicamente formada por una calle paralela al río Inz. La arquitectura de aquí es del estilo Inz, con casas esbeltas, estrechas y con ventanas pequeñas, todas de colores muy característicos. Hay que destacar las “Negleschmiedehauser”, unas bellas casas del siglo XII. La importancia de la ciudad se debe a las minas de plata que tenían y que se han explotado hasta el siglo XIX.

Visitamos el Museo de Artesanía y la Iglesia dedicada a San Virgilio, de estilo gótico tardío con decoración en mármol. Por dentro fue barroquizada posteriormente. Y además es de peregrinación jacobea, ya que pasa por aquí una de las rutas europeas del Camino de Santiago.

A las 11,15 horas dejamos Rattenberg para dirigirnos a Stans y visitar el castillo de Tratzberg, situado en la zona que Maximiliano I eligió para descanso y pabellón de caza. Una joya renacentista alpina que alberga tesoros medievales de su época, aunque durante 150 años estuvo abandonado. En la sala principal hay un árbol genealógico de todos los Habsburgo.  Al recorrer las dependencias del castillo nos hemos percatado de que, al ser un pabellón de caza, su arquitectura exterior es muy sencilla, y sus salas no son lujosas, pero tienen el valor de los muebles, que son originales y verdaderos tesoros medievales y renacentistas. Las tallas, taraceas, estufas de cerámica preciosas, etc., conforman un ambiente que te transporta a aquella época.

Resultado de imagen de SCHLOSS TRATZBERG

Las camas originales, los utensilios de la sala de las mujeres, las cunitas, los aguamaniles, etc., son preciosos. Pero por encima de todo hay que destacar el artesonado de los techos, gótico en algunas salas, y en la última, antes de la capilla, una maravilla de arte en madera, en la que siete artistas carpinteros trabajaron durante siete años una obra extraordinaria en la que no hay ni un clavo ni tornillos, todo hecho a base de ensamblajes.

Los últimos dueños viven allí todavía, sufragando de su bolsillo el mantenimiento del castillo, aunque como está muy visitado,  con la recaudación  obtenida es de suponer que cubrirán buena parte del gasto. Ellos ocupan la planta baja.

Terminada la visita hemos comido en un chalet tirolés auténtico, situado en el parque natural de los montes Karwendel, metido entre montañas, que ha merecido la pena a pesar de lo largo que nos ha parecido el camino hasta llegar hasta él. El menú, muy agradable, ha sido: Ensalada verde con trocitos de jamón ahumado y filete sajón con tortitas de patata y judías verdes de pico de pájaro. De postre, helado.

A continuación disfrutamos de un paseo en barco por el lago Achensee, el mayor lago del Tirol, situado entre altísimas montañas y espectaculares paisajes. El barco está en muy buenas condiciones y los servicios muy bien, lo que ha contribuido a que la ruta en el mismo haya sido estupenda, una delicia, la temperatura muy buena y el paisaje extraordinario. El agua entre montañas tan verdes, y las orillas tan cuidadas hacen de este pequeño crucero un placer.

6 DE AGOSTO

Hoy realizamos una excursión de día completo a la región de Baviera, cuya capital es München, Múnich para nosotros. Tiene esta ciudad 1.500.000 habitantes, avenidas muy amplias y majestuosas, que certifican que esta ciudad perteneció a un reino. Su rey Luis I de Baviera fue uno de los que más han hecho por la ciudad. Construyó muchos monumentos, sobre todo en estilo griego, ya que era ese un estilo que adoraba. Los edificios en la plaza del Rey lo demuestran: dos museos a los lados de estilo clásico y enfrente una imitación del Partenón griego. La ciudad está plena de museos, pinacotecas, etc. El viajó a Italia más de 70 veces, de lo que se deduce el amor por el arte que tenía Luis I. El reino de Baviera duró 110 años hasta la primera Guerra Mundial.

Adolf Hitler nació en Austria frontera con Alemania, quiso estudiar Arte y no le admitieron, así que se dirigió a Munich y se alistó en la Academia Militar. Un grupo de estudiantes se reveló contra Hitler y su gobierno y se denominó al grupo “La Rosa Blanca”; fueron capturados en la Universidad y todos condenados a muerte.

El río que cruza la ciudad se llama Isar que significa “Dios salvaje”.

La Ópera fue destruida en la segunda Guerra Mundial, el edificio de ahora sólo tiene 90 años. Aquí en esta plaza, en medio, está el monumento a Luis I de Baviera, fue su primer rey muy amante también de la música, por lo que mandó construir el edificio de la Ópera.  A la izquierda el palacio residencia de ellos. Este rey es a quien se le debe la famosa fiesta de la cerveza. Él, al casarse con María Teresa de Sajonia organizó este evento, que todos los septiembres se celebra en el mismo lugar que entonces: las praderas de Teresa.

Vamos caminando, acompañados de Clara nuestra guía, y llegamos hasta la iglesia de San Cayetano, la primera iglesia barroca en Munich. En esta plaza se recuerda con un extraño monumento la marcha que un grupo de militares estuvo organizando desde 1923 al 1933 para ir hasta Berlín. En el 33 se nombra canciller a Hitler y comienza la dictadura.

Seguimos caminando y llegamos hasta la Catedral, la cual por dentro no es muy bonita, más bien sobria, por lo que decidimos no entrar, ya que se nos hace tarde para contemplar el famoso carillón del Ayuntamiento, que está a punto de exhibir las famosas figuritas que bailan a determinadas horas. De la Catedral nos informa  la guía que sus torres es lo más destacable por sus cúpulas, llamadas aquí “ cebollas. Es de 1488 y fue construida al quedarse pequeña la iglesia de San Pedro pues ya no cabía la gente, y a partir de esto se funda la ciudad.

Estamos ya en Marienplatz, o sea Plaza de María, una preciosa figura dorada de la Virgen María, elevada sobre una alta columna, nos explica el porqué de este nombre.

MarienPlatz

La plaza está repleta de gente esperando que den las doce campanadas y con ellas el espectáculo del carrillón situado en la parte alta del Ayuntamiento. Este edificio es espectacular, muy hermoso, en estilo neogótico, construido entre 1860 y 1862. El baile de las figuras tiene un significado potente, conmemora una batalla medieval entre caballeros, arriba ellos que giran como si estuvieran luchando, y abajo los toneleros, que representan que en el año 1517 salieron a la calle para animar a la gente derrotada y diezmada por la peste. Cantaban y bailaban para resucitar a la gente. El gremio sigue existiendo y la fiesta se celebra cada 7 años. En el 2019 se volverá a hacer…

En la parte alta del carrillón, están representados el matrimonio de los condes de Baviera, abajo los caballeros que luchan; uno representa ser de Baviera y el otro de Munich, por las gualdrapas de los caballos se distinguen.

Después de este caprichoso espectáculo, nos dirigimos hacia Fussen, donde comeremos, para después visitar el castillo de Neuschwanstein, también llamado Castillo del Rey Loco. Su nombre real era Luis II de Baviera. Resulta una historia apasionante todo lo que  concierne a este rey. Era hijo de Maximiliano II, y fue criado de forma muy estricta para ser digno sucesor de su padre. Ello le hizo ser un niño introvertido y metido en su mundo. Con 19 años tuvo que hacerse con la corona. No soportaba el protocolo, las reuniones, no le gustaba la vida social… Esa insatisfacción fue a más… Por ejemplo en una representación teatral tenía que estar solo. Compraba flores a montones para invadir el teatro y no ver las caras de los que tenía delante; los músicos tenían que tocar muy fuerte para no oír al que tenía al lado. En uno de los palacios que está inacabado ideó un sistema de poleas, con las que los criados subían y bajaban una mesa para comer él solo. Soñaba con los palacios de Versalles que su  niñera le contaba.

A los 16 años descubre a Richard Wagner y su música, y se convierte en un “enamorado” de todo este tema. Empieza una admiración total por el artista y se convierte en su mecenas y en su amigo, regalándole una casa cerca del palacio. Wagner se tuvo que ausentar ante las protestas de los ministros. Entonces el rey, lleno de apatía y de tristeza, concentra todo su esfuerzo en su espíritu constructivo, paralelo a su afición a la música y a las leyendas medievales. Esto queda evidente con la construcción del hermoso palacio-castillo de Neuschwanstein. Nosotros ya lo habíamos visitado hace dos años, pero la contemplación de esta maravilla la repetirías todos los veranos. Si el lugar en el que se encuentra y por fuera es espectacular, por dentro es un tesoro en paredes, techo, adornos…, con todo su interior completamente decorado en un estilo que recuerda mucho al bizantino y que te deja con la boca abierta. Además de la decoración tan extraordinaria, hay que destacar las innovaciones que Luis II introdujo en el castillo, ya que viajaba mucho, y todos los adelantos técnicos que veía por Europa, los copiaba para su castillo. Buenos ejemplos de ello son, por ejemplo, el sistema de timbres que existe en la sala de sus ayudantes de cámara, el sistema de montacargas en las cocinas para subir y bajar las comidas, los hornos para asar las aves, las carnes… También había luz eléctrica, cosa que en el siglo XIX era un gran progreso.

Castillo rey loco

Pero sobre todo es la decoración lo que es una auténtica maravilla. El salón del trono nos recuerda un poco la mezquita de Santa Sofía, de Estambul, o Constantinopla, como se llamaba en antigüedad. La lámpara que preside la estancia es una maravilla en latón dorado, todas las pinturas con pasajes de historias medievales, y toda la crucería, paredes y esquinas decorados en dorado y colores variados. Su dormitorio es un tanto extraño, con la cama con dosel gótico recargado. La gran sala de reuniones está preciosamente decorada también, donde seiscientas velas iluminarían en sus correspondientes lámparas latoneadas aquella gran estancia, la cual, posiblemente, nunca estaría ocupada por una gran multitud, dado el carácter antisocial del rey.

En fin, una maravilla cuya contemplación te hace pensar en el gran  derroche económico que supuso, pero que, por otra parte, tal vez no fue tanto, y el rey no estaba tan loco, teniendo en cuenta la gran cantidad de ingresos económicos que en nuestros tiempos está generando este monumento, que es el más visitado de Alemania.

7 DE AGOSTO

Visita a INSBRUCK. Durante el viaje, antes de llegar, la guía nos cuenta la historia de la máquina de acuñar moneda que se instaló en el Tirol, por primera vez en Europa, ya que al haber tanta mina de plata en la zona, se pensó que esto evitaría parte de la gran mano de obra que se necesitaría para fabricar las monedas. Cuando se enteró Felipe II quiso poseer otra máquina igual, y, tras muchos avatares, consiguió llevarse la máquina a España, evitando pasar por Francia, ya que eran enemigos, trasladándola por barco desde Génova hasta Barcelona, donde se encontraba Felipe II con su hija, quien recibió la máquina y pagó los costes.

También nos cuenta Clara, la guía, que en 1862, a Daniel Swarorsqui, se le ocurre construir una máquina de moler cristal, con la que practica hasta que consigue hacer un cristal con la mayor trasparencia. Se instala en el corazón del Tirol con sus tres hijos,  por la abundancia de agua que hay en la zona, y trabajando en sus hornos consiguen el maravilloso cristal, famoso en el mundo entero.

Una tradición a destacar en el Tirol es la de los “Guardianes del Sacramento”, según la cual, tres guardianes de honor custodiaban la Eucaristía, cuando se llevaba a los enfermos.

A media mañana llegamos a Inssbruck, gran capital de los Alpes austriacos, y primer pueblo que aparece en un documento del señorío del Tirol. Es una ciudad enclavada entre montañas y una de las más bellas de Austria. Aquí vivió Fernando II, con Filipina, que no era de sangre real. Él fue un hombre muy sensible al arte y a la música y mandó restaurar el castillo de Ambruch.

Era hijo de Fernando I de Baviera, hermano de Carlos I de España. Por la ciudad pasa  el Brennero, la calzada romana que ha sido una vía de comunicación muy importante.

Empezamos visitando el espectacular estadio de saltos de esquí Berguisel.

Esta visita ha sido, en contra de lo que yo esperaba, muy agradable y amena, pues hemos podido apreciar el gran desarrollo deportivo y económico que se genera en Inssbruck con los deporte de invierno. Hemos subido en funicular hasta el mismo trampolín desde donde se lanzan los esquiadores. El paisaje te enamora con la vista de las grandes montañas que escoltan esta ciudad que Maximiliano I engrandeció y desarrolló totalmente.

El estadio, que tiene una forma vanguardista y especial, fue construido por la arquitecta Zaha Hadid, conocida en Zaragoza porque aquí también construyó el Pabellón Puente, de la Expo. Una nota de color que amenizó aún más nuestra visita fue que pudimos contemplar por dos veces el lanzamiento de un esquiador, desde lo alto del trampolín, el cual también accedió amablemente a hacerse una foto con quienes se lo pedimos.

Acabada esta agradable visita, tomamos otro funicular que desde el centro de la ciudad nos condujo a las montañas de la vertiente contraria, hasta el “Seegrube”, a 1.905 m. de altura, donde comimos y volvimos a disfrutar de unas vistas impresionantes de la ciudad.

Por la tarde visitamos el centro de la ciudad, acompañados por una agradable guía local de origen hispanoamericano. Inssbruck tiene mucho encanto, y son muchas las razones para ello: La evolución deportiva de los deportes de invierno, y la monumentalidad junto con la historia de los reyes que la ornaron maravillosamente, Maximiliano I y después la emperatriz María Teresa (según nuestra guía, la Merkel del siglo XVIII). A ellos debemos joyas como el Palacio Imperial de Hofburg, el Arco del Triunfo, La Catedral, casas de estilo rococó, y esa plaza encantadora en la que destaca el famoso Tejadillo Dorado. Cuenta la historia que Maximiliano I casó con María de Borgoña, pero ésta murió muy pronto a causa de una caída del caballo. Él estaba muy enamorado de su esposa, por lo que su muerte supuso una gran tragedia para él. No obstante, y por razones políticas, se volvió a casar, aunque no enamorado, con María Lorena, hija de Ludovico de Italia. Nunca olvidó a su primera mujer y nunca se volvió a enamorar. Para compensar a su segunda esposa de su falta de querencia le regaló este Tejadillo de Oro como joya especial.

Tejadillo dorado

A última hora de la tarde nos dirigimos al restaurante donde disfrutamos de una estupenda cena, y seguidamente, de un completo, variado y ameno espectáculo de folclore tirolés, con bailes, cantos y música típicos, mientras degustábamos una sabrosa cerveza.

Banda música bávaros

8 DE AGOSTO

Después de desayunar en nuestro hotelito tirolés nos encaminamos hacia Verona. El trayecto es algo largo pero ya estábamos acostumbrados. Nosotros ya habíamos estado hace unos años en Verona, por lo que no nos sorprendió mucho la visita.

Nos paramos ante el Teatro Romano de la Arena, donde se celebran multitudinarios conciertos, y encontramos gente a montones por todo el centro histórico… Lo que más nos sorprende es la “casa de Julieta”, que aunque todo el mundo sabemos que es un “invento” de la ciudad, puesto que todo fue ficción de la famosa obra de Shakespeare, miles de personas nos los señores, siguiendo la comentada leyenda, apoyando su mano en el seno de Julieta. Dicen que haciendo esto, se volver a Verona, a la vez que la suerte te acompañará.

Verona

Me pareció todo más “cutre” que la vez anterior; la casa es del siglo XIV-XV, pero su belleza queda un tanto empañada por miles de dedicatorias escritas en las paredes por parejas, incluso con tiritas pegadas a los muros.

Antes habíamos comido muy agradablemente, fresquitos, en un restaurante al lado de la famosa casa.

Enseguida salimos hacia Milán donde también teníamos programada una visita también. Nos cuenta la guía que Milán fue capital en el Imperio Romano… Que Milano, como se dice en Italia, quiere decir “cruce de carreteras en una llanura”; que Roma no fue capital hasta 1870, que al sur, a 25 kilómetros, se desarrolló la famosa batalla de Pavía contra los españoles, que desde el Arco de Triunfo a París hay exactamente 1.000 km., que aquí destacan dos familias: los Visconty y los Sforza, que los Visconti fueron a liberar Tierra Santa en las Cruzadas, y… muchas cosas más.

Sforza

Visitamos luego el “castello de Sforza” o “palacio Sforzesco”. Es enorme; se trata de una fortaleza y dentro está el palacio. Su construcción se debe a los Sforza y es de la 2ª mitad de 1.400. Está todo construido en ladrillo rojo, ya que en las cercanías no hay mármol ni canteras. El duque llamaba a los artistas que se quedaban allí invitados por el tiempo que quisieran.

Así vivió aquí Leonardo da Vinci durante 22 años, hasta que lo llamó el rey de Francia, Francisco I, donde vivió hasta su muerte. Esta es la razón por laque la mayor parte de la obra de Leonardo quedó en Francia y el mejo lugar para admirar el arte de da Vinci es el Museo de Louvre, en París.

Catedral de milan

Paseando por la Vía Dante, muy comercial, llegamos a la Catedral, magnífica joya gótica, construida sobre el años 1500, cuando todavía se edificaba en gótico. Tras el concilio de Trento, se continúan las obras, pero ahora ya en estilo barroco, pues el gótico había pasado a ser un estilo del Norte. Se cuenta que San Carlos Borromeo fue un gran mediador que dirigió la sociedad religiosa de la ciudad, y que sacó las tumbas de los ricosa que habían sido enterrados en la catedral, y sólo dejó allí las de los cardenales…

Atravesamos las preciosas Galerías de Víctor Manuel, y salimos a la plaza donde, ante una estatua de Leonardo, se encuentra la famosa Ópera de Milán. El exterior es muy sobrio, pero el interior, según la guía, es muy espectacular. No lo podemos visitar  pero nos cuenta que este edificio fue bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial. Afortunadamente ha podido ser rescatado y hoy es uno o el más importante teatro de  Ópera del mundo.

opera de milan

Se acaba nuestra visita a Milano y nos dirigimos de nuevo al Hotel Barceló, el mismo del 1º día, que a mí personalmente tanto me gustó. Y además nos dan la misma habitación (414), todo un detalle. Cenamos en el comedor con una agradable botella de vino blanco siciliano (12 €), y en compañía de Isabel y de Elías, nuestros amigos y compañeros de viaje.

Disfrutamos de la confortable habitación una vez más, aunque nos tuvimos que levantar a las 5 menos cuarto, ya que a las 7 horas teníamos que estar en el aeropuerto de Milán Melpansa. A las 9 salimos hacia Zaragoza, y en hora y media pudimos divisar desde lo alto la silueta de nuestra querida ciudad.

Auropuerto Zgz

Y aquí acaba este relato de un inolvidable viaje, en el que hemos repetido alguna visita que ya habíamos hecho en ocasiones anteriores, pero que no nos arrepentimos de ello, pues todavía hemos valorado más lo que encierran los países de nuestra querida Europa, que en esta ocasión han sido Italia, Austria y Alemania.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s