Maribel y Antonio: Nuestros Viajes

(A todos nuestros amigos y amigas de Arredol y amigos en general, y todas y todos los que con frecuencia son nuestros compañeros de viajes)

Si es cierto que “el fumar es un placer”, como cantaba Sara Montiel (aunque en otros lugares leemos reiteradamente que “el tabaco mata”), tenemos la seguridad de que no es menos cierto que “el viajar sí que es un verdadero placer”, se mire por donde se mire. Viajando haces ejercicio físico (algunas veces acabas verdaderamente fatigado, como cuando esperas en la cola del aeropuerto), enriqueces tu mente y tu persona en general con el conocimiento y contemplación de cosas bellas (países, paisajes, obras de arte, otras culturas…), aprendes a tener paciencia en las múltiples ocasiones que se originan que no son del todo de nuestro agrado, mejoras tus relaciones sociales con el conocimiento de muchas de esas personas maravillosas y desprendidas que hay por el mundo, fomentas el crecimiento económico de los países, y, cuando vuelves a tu vida habitual  te encuentras con bríos y ganas renovados de seguir viviendo… Y así podríamos seguir enumerando muchas más ventajas que nos proporciona el hecho de viajar.

Si a esto añadimos, que algunos estamos en una etapa de la vida que han venido  en llamar “tercera edad”, en la que la sociedad nos ofrece múltiples ventajas y oportunidades para poder dar rienda suelta a nuestras ganas de viajar, no cabe ninguna duda de que en muchísimas ocasiones, como diría el castizo, nos lo “ponen a huevo”, para que podamos complacer nuestros deseos de conocer nuevas tierras.

Nosotros siempre hemos sido muy aficionados a viajar, y de casi todos los viajes guardamos recuerdos materiales y documentos escritos que hemos elaborado sobre los mismos.

Es por lo que nuestro hijo Rubén lleva desde hace mucho tiempo animándonos a hacer esta labor con mayor rigurosidad, y ponerlo en condiciones de que otras personas tengan la posibilidad de beneficiarse de los conocimientos que  nosotros hemos adquirido. Por fin nos hemos decidido. Y comenzamos esta puesta en escena con la crónica de nuestro último viaje. El mérito es sobre todo de Maribel, que se pasa días y noches tomando apuntes de todo lo que ve, oye e intuye.  Esperamos seguir haciendo lo mismo de nuestros próximos viajes.

Maribel Loscos  y Antonio Angulo
arredol@arredol.es

 

Sus viajes, su imaginación, su inquietud congénita y sus ganas de contarte experiencias interesantes:

arredol_peq